La mayoría la queremos

Las encuestas son claras. Cuatro de cada cinco personas en España apoyan que se despenalicen y regulen la eutanasia y el suicidio asistido.


Metroscopia (2017)
84%

Ipsos MORI (2015)
78%

Isopublic Gallup (2013)
85%

CIS (2009)
73.6%

La mayoría la queremos

Las encuestas son claras. Cuatro de cada cinco personas en España apoyan que se despenalicen y regulen la eutanasia y el suicidio asistido.


Metroscopia (2017)
84%

Ipsos MORI (2015)
78%

Isopublic Gallup (2013)
85%

CIS (2009)
73.6%

% de muertes asistidas (barras azules) y muertes por cáncer (línea roja), por grupos de edad (Bélgica, 2013)

MITO: Si se legaliza la eutanasia, las personas más mayores recibirán presiones de sus familiares para que soliciten ayuda para morir. Así no tendrán que cuidarlos y podrán heredar antes.

REALIDAD: En los países donde la eutanasia es legal no hay pruebas –ni indicios– de que estas presiones existan. Tampoco hay motivos para pensar que en España fuesen a darse. Además, la proposición de ley de eutanasia obliga a los médicos implicados en el proceso a cerciorarse de que la petición no responde a las presiones de nadie.

La eutanasia siempre es voluntaria, y solo puede ser una petición libre y personal. Ni padres, ni hijos, ni cónyuge, ni tutor legal, ni nadie que no sea la propia persona interesada puede solicitar esta ayuda médica para morir.

Los datos de otros países confirman que la eutanasia es más frecuente en personas de entre 50 y 70 años. Una franja de edad avanzada pero no anciana y, sobre todo, en la que el cáncer es más habitual.

Los mitos sobre la eutanasia


Los que se oponen a legalizar la muerte asistida a menudo argumentan con datos falsos y afirmaciones equivocadas.

Los mitos sobre la eutanasia

Los que se oponen a legalizar la muerte asistida a menudo argumentan con datos falsos y afirmaciones equivocadas.

Porcentaje de eutanasias sobre muertes totales

En los países donde está regulada la eutanasia las muertes asistidas representan una pequeña parte del total de fallecimientos. En torno a un 4% en Países Bajos y algo menos del 2% en Bélgica. En 2015, en España murieron 422.586 personas. Con tasas similares, por tanto, serían entre 8.000 y 16.000 fallecimientos asistidos al año.

Algunos argumentarán que no merece la pena regular un derecho al que solo recurrirán unos pocos. Pero los derechos civiles no se valoran por cuántas personas los ejercen, sino porque son un beneficio para la sociedad. En este caso, porque dejará obligarse a vivir a una persona en contra de su voluntad.

 En 2015, en España se trasplantaron 4.769 órganos de 1.655 donantes –una cifra minúscula comparada con el total de intervenciones quirúrgicas– y menos del 2% de los matrimonios fueron entre personas del mismo sexo, pero ambos, igual que la eutanasia, son muy importantes para quienes lo ejercen.

Datos
sobre la eutanasia

Como ya hay países que han legalizado la muerte asistida, existe mucha información sobre qué efectos podría tener regular esta práctica en España.

Datos
sobre la eutanasia

Como ya hay países que han legalizado la muerte asistida, existe mucha información sobre qué efectos podría tener regular esta práctica en España.

Argumentos a favor

Morir no es una decisión fácil y cuando una persona decide poner fin a su vida es porque tiene razones poderosas. Nadie muere voluntariamente por un dolor tratable o un sufrimiento evitable. La gente recurre a la eutanasia porque su vida, presente y futura, ha dejado de tener sentido. Detrás de esta convicción hay todo tipo de motivos personales que se resumen en la expresión “coherencia biográfica“. La pérdida de autonomía y de la capacidad de cuidarse a uno mismo, la imposibilidad de emprender lo que a uno le hace feliz o no querer interrumpir el proyecto vital de los más cercanos son motivos habituales, pero no los únicos. Cada vida humana es diferente y cada persona tiene sus propias razones para morir.

La eutanasia y el suicidio médicamente asistido se practican en todos los países del mundo, independientemente de su situación legal. En España, una encuesta del año 2000 desveló que un 15% de los médicos ha ayudado a morir a pacientes. Entre los que atienden habitualmente a personas en situación terminal la proporción es aún mayor. Es un acto de compasión que se hace de forma clandestina y pone en riesgo la carrera de los profesionales sanitarios. Solo una ley que despenalice la muerte asistida puede dar seguridad jurídica a todos.

Argumentos a favor


Lo pedimos antes de las elecciones y nunca hemos estado tan cerca de conseguirlo

El camino hacia una ley de eutanasia


  • 27-06-18: Se aprueba la toma en consideración de la ley de eutanasia del PSOE

    En esta ocasión, la propuesta recibió el voto favorable de 208 diputados (PSOE, UP-ECP-EM, C’s, ERC, PNV, PDeCat, Bildu), una abstención y 133 votos en contra (PP y UPN)

  • 10-05-18: Se admite a trámite la propuesta de despenalización de la eutanasia del Parlament de Catalunya

    Con 175 votos a favor (PSOE, UP-ECP-EM, ERC, PNV, PDCat, Bildu) , 136 en contra (PP y UPN) y 32 abstenciones (C’s) la propuesta podrá ser debatida en comisión parlamentaria

  • 03-05-18: registro de la proposición de Ley Orgánica sobre la regulación de la eutanasia

    Diez meses después comprometerse a presentar una ley de eutanasia, el PSOE registra su propuesta en el Congreso de los Diputados

  • 25-07-17: El Parlament vota enviar una propuesta de despenalización de la eutanasia al Congreso de los Diputados

    JxSí, PSC, CSQP y CUP votan a favor de remitir al Parlamento una proposición de ley que despenalice la muerte asistida.

  • 21-03-17: el Pleno vota en contra de la toma en consideración de la ley orgánica de Eutanasia

    Los 131 votos en contra de PP, UPN y FAC, junto a las 122 abstenciones de PSOE, C’s, PDcat y CC impiden que se admita a trámite. A favor del debate pronuncian UP-ECP-EM, ERC, PNV y Bildu

  • 7-03-17: concluye el plazo de contestación del Gobierno

    El Gobierno deja que la ley pase al Pleno para su consideración

  • 18-01-17: registro de la proposición de Ley Orgánica de Eutanasia

    Tras meses de trabajo con expertos, el grupo parlamentario UP-ECP-EM inscribe su proposición de ley en el Congreso de los Diputados.